19 de septiembre de 2015

Beato Pio Alberto de Corona, 15 de Agosto


Pío Alberto del Corona, Beato
Obispo y Fundador, 15 de agosto

El 19 de septiembre a sido beatificado en la ciudad de San Miniato, Italia.





Obispo y Fundador
Martirologio Romano: En Florencia, Italia, beato Pío Alberto del Corona, sacerdote de la Orden de Predicadores (Dominicos), obispo de San Miniato y fundador de la congregación de las Hermanas Dominicas del Espíritu Santo († 1912)



Pío Alberto Del Corona nació en Livorno el 5 de julio de 1837. Sus padres, José y Ester Bucalossi eran humildes minoristas de calzado. Él fue su cuarto y último hijo.

A la edad de 17, Alberto pidió a su padre autorización para unirse a la vida religiosa. Por su devoción a Santa Catalina de Siena se unió a los dominicos en el convento de San Marcos, Florencia en 1854 y recibió su hábito al año siguiente. Hizo su profesión de votos religiosos en 1859 y fue ordenado sacerdote en la Basílica de San Marcos, Florencia, el 5 de febrero de 1860.

El 8 de mayo de 1872, fue recibido en audiencia por el Papa Pío IX, junto con Pia Elena Bruzzi Bonaguidi. En esa audiencia, el Santo Padre le da bendición apostólica y su autorización personal para fundar el "Asilo" de Bolonia y la Congregación de las Hermanas Dominicas del Espíritu Santo. Pocos meses después, fue elegido Prior del Convento de San Marcos de Florencia.

El 3 de enero de 1875, fue consagrado obispo en la iglesia de San Apolinar, Roma y nombrado Obispo Coadjutor de San Miniato. Pocos días más tarde, llegó a San Miniato y permaneció allí durante 32 años. A la muerte del obispo titular, se convirtió en el decimo octavo Obispo de San Miniato. En 1906, debido a su grave estado de salud, presentó su dimisión al Papa Pío X, convirtiendolo en arzobispo titular de Sardica,

El 10 de agosto de 1912, recibió la unción de los enfermos y cinco días después, el 15 de agosto de 1912, en la solemnidad de la Asunción de la Virgen María, pasó a mejor vida. Tenía 75 años, un mes y nueve días de edad.

Fue enterrado en el Cementerio de la Misericordia en Florencia y su tumba se convirtió instantáneamente en un lugar de peregrinaje para los fieles. El 12 de octubre de 1925, su cuerpo fue trasladado a la cripta del Monasterio de sus hijas espirituales en Via Bolognese, Florencia. En 1942, la Diócesis de San Miniato inició el proceso para su canonización.


El 17 de septiembre de 2014 el Papa Francisco autorizó la promulgación del decreto reconociendo un milagro atribuido a Pío Alberto del Corona, la ceremonia de beatificación se realizó el 19 de septiembre de 2015

2 de septiembre de 2015

Beato Guala de Brescia, 3 de Septiembre

Beato Guala de Brescia o de Bérgamo.


Predicador y Obispo, 3 de Septiembre

Martirologio Romano: 

En el lugar de Astino, en Val Camonica, de la región lombarda, beato Guala, de la Orden de Predicadores, obispo de Brescia, quien luchó prudente y esforzadamente por la paz de la Iglesia y el bien común, sufriendo el destierro en tiempo del emperador Federico II. (c.1180 - 1244).



De origen alemán, aunque nació en Bérgamo. Hacia el 1219 ingresó en la Orden de Predicadores en Bolonia; era ya presbítero y canónigo. Fue recibido por santo Domingo de Guzmán; éste lo envió a fundar el convento de Brescia, donde fue prior; allí, en 1221, tuvo la visión de la muerte de su fundador, de la que habló el beato Jordán de Sajonia, que vio entrar el alma de santo Domingo en la gloria celeste. Al tener esta visión salió para Bolonia, llegando en el momento en que Santo Domingo fue sepultado.

Guala fue la luz no sólo de sus cohermanos, si no también de los ciudadanos brescianos de los cuales fue amado y venerado. Su más tierna solicitud fue para los pobres, pero también se volcó por el bien de toda clase de personas.


Tanta virtud no pasó desapercibida y el pontífice Gregorio IX le confió delicadas e importantes misiones.  Desempeñó el cargo de Inquisidor de la Fe; destacó en su desempeño con prudencia y celo apostólico. Luego fue legado pontificio para conseguir la paz entre los pueblos de la Alta Italia. En este trabajo de pacificación, que en aquel tiempo tuvo gran importancia el apostolado de la Orden de Predicadores, Guala lo consiguió admirablemente. Especialmente en la reconciliación del emperador Federico II con los lombardos.


En el 1228, el papa Gregorio IX lo nombró obispo de Brescia, que el aceptó sin gran convicción, con una gran responsabilidad política como legado pontificio en un ambiente plagado de herejías y divisiones. Estuvo en la disputa entre el emperador Federico II y el papa Gregorio IX. Durante cinco años tuvo que estar alejado de su ciudad, herida por las facciones. En su largo exilio fue huesped de los vallumbrosanos, en Bérgamo, donde lloró, oró y estudió. Finalmente pudo regresar a Brescia entre el júbilo de su grey, de los cuales fue un padre amorosísimo y solícito pastor. Unió una profunda vida de oración con ferviente actividad apostólica; fue muy solícito en socorrer a los pobres y consolar a los afligidos. Puso la primera piedra de la iglesia de San Esteban de Bérgamo. Por sus simpatías hacia el emperador, en el 1242, tuvo que dejar su diócesis, y se retiró al convento valumbrosano de Santo Sepulcro de Astino donde murió. Sus reliquias se veneran en el monasterio dominicano de la Matris Domini de Bérgamo. Por sus virtudes, la feligresía inicia su culto, el cual es confirmado por el beato Pío IX el 7 de febrero de1868.


Visión del Beato Guala
Relieve del Sepulcro de Santo Domingo de Guzmán - Bolonia.