18 de marzo de 2013

San José, Patrono de la Iglesia, ruega por el Papa Francisco


Hoy, festividad de San José, será en Roma la toma de posesión de S.S. el Papa Francisco.


Este hecho no es casual, el día 8 de diciembre de 1870 el glorioso Patriarca San José, padre putativo de Nuestro Señor Jesucristo y casto esposo de la Bienaventurada Virgen María, fue solemnemente proclamado Patrono de la Iglesia Universal por decreto de Su Santidad el Beato Pío IX. 


Pidamos a Dios Ntro. Señor por intercesión de San José todo tipo de bendiciones para el pontificado que hoy comienza.

Dios todopoderoso, que, en los albores del nuevo Testamento, encomendaste a san José los misterios de nuestra salvación, haz que ahora tu Iglesia, sostenida por la intercesión del esposo de María, lleve a su pleno cumplimiento la obra de la salvación de los hombres. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. 



14 de marzo de 2013

Venerable Benedicto XIII, Papa.

Armas de Benedicto XIII
Vicente María Orsini nació en Gravina (Puglía) el 2 de febrero del año 1649. Es hijo de Fernando Orsini, duque de Gravina y de Juana della Tolfa, o de Frangipane.

Es evidente que, dada su familia y su inteligencia, tuvo una formación muy completa ya en su país de origen. De carácter piadoso ya desde su infancia, en su mayoría de edad renunció en favor de su hermano a la primogenitura del ducado y, contra el parecer de la madre, se dirige al convento de San Domenico di Castello en Venecia, donde recibe el hábito dominicano y toma el nombre de Fray Vicente María, el 13 de febrero de 1668. Al año siguiente, el 28 de febrero de 1669, fray Vicente María Orsini está ya estudiando en Bolonia.

Ese mismo año recibe las órdenes menores. El año 1670 recibe el subdiaconado, y ese año es propuesto como estudiante "formal"; es decir, para una formación específica de profesor, dada la excelente preparación que demostró en el Capítulo provincial (MOPH XIII, 66). El diaconado lo recibe en Roma a primeros de febrero del año 1671, y el 24 de febrero es ordenado presbítero por el cardenal Altieri, en la residencia papal del Quirinal. El 7 de marzo de ese año ya está en Bolonia.

El joven Fray Vicente María Orsini hará el examen de "lectorado" (profesor) en mayo de 1671, bajo el gobierno del Maestro de la Orden fray Tomás Rocaberti, y es enviado como profesor a Brescia.

Fray Vicente María Orsini, Cardenal y Arzobispo

El papa Clemente X (1670-1676) nombra cardenal a fray Vicente María Orsini con el título de San Sixto, cuando cuenta 23 años. Apenas fray Vicente María lo sabe, se "rebela" y huye del convento de Bolonia y se esconde en el pajar del monasterio cercano de Ronzano, y allí lo encontrará el Maestro de la Orden, Tomás de Rocaberti, que viene de parte del Papa a conminarle con precepto formal la aceptación del cardenalato. La lucha durará desde el 27 de febrero al 13 de marzo, cuando, con el Maestro de la Orden y otros compañeros, parten para Roma.

El 21 de marzo de 1672 fray Vicente María Orsini está ya en Roma ante el Papa. Será nombrado Prefecto de la Congregación del Concilio, y se conoce su actividad religiosa con bastante detalle, y, asimismo, su "afición" a la consagración o dedicación de iglesias y altares.

El año 1675 es nombrado arzobispo de Manfredonia (Siponte), en la región de Puglia, de donde, el Papa Inocencio XI (1676-1689) lo transfirió el año 1680 a la sede de Cesena, en Emilia Romagna, para pasar después a la ilustre sede de Benevento (Campania) en el año 1686, en cuya sede transcurrirá 38 años.

El lema del servicio pastoral del cardenal Vicente María Orsini en las diversas sedes, especialmente en su largo gobierno en Benevento, "haciendo el bien y curando a todos", siendo amado y venerado por su múltiple servicio pastoral y por sus virtudes de austeridad y bondad. Su labor abarca el campo religioso y el económico o de justicia social de sus fieles.

El año 1688 la ciudad de Benevento sufre un tremendo terremoto, y el mismo arzobispo fue rescatado, malherido, de las ruinas de su residencia por un fraile dominico. El arzobispo atribuye su salvación y recuperación a la intercesión de san Felipe Neri (t 1595), del que era muy devoto. Poniendo sus propios medios económicos y buscando ayudas diversas, logrará reedificar la ciudad, empezando por la catedral, entre los años 1688 a 1694.

Clemente XI (1700-1721) nombra al arzobispo de Benevento "Abogado de la Iglesia y Defensor de la Religión", encomendándole algunas delicadas gestiones políticas en Europa, agitada además de en la política, por el movimiento religioso jansenista y por el galicanismo.

El papa Clemente XI muere el 7 de marzo de 1721. El cardenal Vicente María Orsini había participado en cinco cónclaves, siempre colocado entre los "zelanti", es decir, entre los que buscaban el bien religioso de la cristiandad y de la Iglesia. 

Fray Vicente María Orsini, Papa, Benedicto XIII

En el cónclave, largo y politizado, que seguirá a la muerte de Clemente XI, finalmente, el 29 de mayo de 1721 será elegido Papa, por unanimidad, el cardenal dominico fray Vicente María Orsini, que tomará el nombre de Benedicto XIII, en memoria de su antecesor dominico, el papa beato Benedicto XI (1303-1304).

El nuevo Papa empieza un estilo de vida de verdadero religioso. Su habitación, su celda, es completamente pobre: con la misma cama que había usado los días del cónclave y una mesa, una silla y algunas láminas. El mismo afirmará que, en la celda es fray Vicente María; y en los suntuosos salones del Vaticano, es Benedicto XIII. El Papa vive en una grandísima austeridad.

Disminuye el boato de la Curia papal. Se libera de los guardías de cuerpo o guardaespaldas. Camina libremente por la ciudad. Visita los hospitales. Crea el hospital de San Galicano para los enfermos de la piel. Se decía que para el Papa todas las calles llevaban a algún hospital, donde cuida materialmente de los enfermos y los conforta, o a alguna iglesia, donde administra los sacramentos, escucha los sermones, celebra la Eucaristía o celebra públicamente el Oficio divino, especialmente en los últimos meses de su vida. Se sabe con certeza que en la noche se dedica largamente a la oración.

El Papa continua en su preocupación especial por la ciencia, creando en la Universidad de "La Sapienza" de Roma la Academia teológica. Cuida también las excavaciones arqueológicas que se inician en la Ciudad eterna. Benedicto XIII en mayo de 1725 ordena la organización de los Seminarios y creó para ello la "Congregación de los Seminarios".

El Papa afrontó también en 1727 el problema de los ritos malabáricos en la India, bastante confusos entonces por sus supersticiones, a la vez que exige expresamente que no sean negados a los fieles "parias" los sacramentos, pues en Dios no hay acepción de personas. El Papa tuvo incluso buenas relaciones con el emperador de China, y en 1724, y por su mediación, fueron liberados numerosos encarcelados, recibiendo asimismo preciosos regalos del emperador.

En su pontificado Benedicto XIII nombró sin favoritismos 29 cardenales. El papa Benedicto XIII realizó diversas canonizaciones entre los años 1726-1729: la de santo Toribio de Mogrovejo; la de S. Giaccomo della Marca y la de san Francisco Solano; la de Sta. Inés de Montepulciano, O.P.; la de san Luis Gonzaga y san Estanislao de Kostka; la de San Juan Nepomuceno y la de san Juan de la Cruz. Él decretó la beatificación del papa Gregorio Vil (t 1085), que no fue aceptada en la Francia galicana. Asimismo aumentó las indulgencias al ejercicio piadoso del Vía Crucis.

Pocos meses después de su último viaje a Benevento en 1729, el papa Benedicto XIII muere santamente el 21 de febrero del año 1730, a los 81 años de edad, y fue sepultado inicialmente en la basílica de San Pedro, pero fue inmediatamente trasladado a la basílica dominicana de Santa María "supra Minervam", en un espléndido sepulcro, con su figura orante, obra de C. Morchioni del año 1730, situado en la capilla de Santo Domingo.

Semblanza espiritual del Papa Benedicto XIII

Repetidamente se ha aludido ya a las virtudes teológicas y morales del papa Benedicto XIII, que puede decirse destacan de un modo fuera de lo ordinario, sea en cómo él eligió y defendió su vocación religiosa y rehusó los honores; sea en su grande sensibilidad espiritual y social; sea en su combate pacífico contra el jansenismo y las costumbres de los eclesiásticos; sea defendiendo los derechos de la Iglesia ante diversos príncipes. Su ideal social era el de crear en todas partes un clase social de pequeños propietarios.

De hecho, tales son las virtudes y fama de santidad del papa dominico Benedicto XIII, que se pensó pronto en su beatificación y, 20 años después de su muerte, se inició el Proceso de su canonización por iniciativa del obispo dominico J. de Andújar, obispo de Tortona (Turín), pero por diversos motivos o vicisitudes, todo ha quedado en suspenso, el 4 de febrero de 2012 se ha iniciado en la Sala de la Conciliación del vicariato de Roma la fase diocesana del proceso de beatificación y canonización del Papa Benedicto XIII.

Fuente: González Fuente, Antolín; "Los cuatro Papas dominicos", de la colección "Celebraciones vivas de los Santos y Santas Dominicos" editada por Ricardo Cuadrado Tapia.

12 de marzo de 2013

San Pío V, 30 de Abril

San Pío V
Relieve en Marmol
Iglesia de Santo Domingo de Granada



Antonio Ghislieri nace el 17 de enero de 1504 en Alessandría (Italia), Hijo de Pablo Ghislieri y Dominica Augeria. En 1521, a sus diecisiete años, profesa en la Orden de Predicadores, en Vigevano, tomando el nombre de Miguel. Realiza su "currículum" filosófico - teológico en Bolonia. Posteriormente cumple el ministerio de Lector de Filosofía y de Teología en Pavía.

A los cuarenta y siete años, en 1551 es llamado a Roma por Julio III y designado Comisario General del Santo Oficio, donde trabaja por la difusión y la pureza de la fe. Pablo IV le nombra obispo de Sutri y Nepi en 1556, y cardenal en 1557. El mismo Pablo IV, en 1560, le traslada a Mondovi (Piamonte), diócesis que se encuentra en lamentable estado, donde se empeña por acercarla al Evangelio de Jesucristo.

Descubierto por San Carlos Borromeo, el cardenal fray Miguel Ghislieri es elegido Papa en 1566 a los sesenta y dos años de edad. No es un príncipe, sino un asceta el que la Orden de Santo Domingo presta al papado de Roma. Pío V - así se llamará- lleva el estilo de la Orden a la Curia Romana. El nuevo Papa ofrece a la Iglesia el Breviario y Misal Romanos para que alimente su oración: también se esfuerza por confirmar a toda la Iglesia en la misma fe. Así publica el "Catecismo" del Concilio de Trento, llamado "Catecismo Romano"

Su corazón se inquieta frente a las nuevas situaciones pastorales. Por una parte, mundos recientemente descubiertos que es necesario evangelizar; y por otra, países protestantes que comienzan a nacer. A fin de abordar tales problemas crea dos congregaciones cardenalicias que serán base de la posterior Sagrada Congregación "De Propaganda Fide" (creada en 1622). Proclama a Tomás de Aquino "Doctor de la Iglesia" e impulsa la "Opera Omnia" conocida como "Piana".



Se esfuerza por hacer coincidir la sociedad terrena con el Reino de Dios. Ve destrucción y muerte sobre Europa con la inminente invasión de los otomanos. Por eso, propicia entre los príncipes la liga de España y Venecia para detenerlos. Se alcanza la victoria en Lepanto el día 7 de octubre de 1571, mientras el Papa se encuentra en oración a María, la Madre de Dios, en su devoción al rosario; por ello instituye para este día la fiesta con el título de Nuestra Señora de la Victoria que en 1573 se denominará "del Rosario".

San Pio V murió santamente en Roma el 1 de mayo de 1572, a sus sesenta y ocho años y siete de papado. Beatificado por Clemente X, fue canonizado por Clemente XI el 22 de mayo de 1721. Su cuerpo se venera en la capilla del Santísimo Sacramento de la basílica romana de Santa María la Mayor. Su fiesta se celebra el 30 de Abril.

Semblanza espiritual

Ejemplo de pobreza, humildad e inagotable actividad, es elegido dos veces prior por los hermanos de su Orden. Todo lo edifica sobre la oración. Siendo Papa Pio V visita a pie las iglesias de Roma. Su vida testifica la palabra del apóstol Pablo: "¿No sabéis que sois santuario de Dios y que el Espíritu de Dios habita en Vosotros?"

En cuanto conductor del Pueblo de Dios, vibra con las vicisitudes de los pobres, siente cariño por los cristianos de Roma, que si en un principio fueron muy entusiastas con él, después lo apreciarán como a un padre. En Roma reformó las costumbres del clero y del laicado.


Armas de San Pío V

Desde el momento en que es elegido Papa, conservará el espíritu y el hábito dominicano dedicándose con total decisión a poner en práctica, con el ejemplo de su vida, todas las consignas del Concilio de Trento para la reforma de la Iglesia y el bien de las almas. Estimuló la formación teológica de los clérigos en los seminarios a los que, entre otras medidas, propone la introducción de la enseñanza de la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino.

10 de marzo de 2013

Beato Benedicto XI, 1240-1304, 7 de Julio

Beato Benedicto XI
Iglesia de Santo Domingo, Granada
Nicolás Boccasini nace en la ciudad Treviso, del norte de Italia, cercana a Venecia, el año 1240. A los 15 años, en 1257, Nicolás toma el hábito dominicano en Treviso, pasando luego a Venecia, y en 1262 está en Milán. Después de seis años de estudios logra ya el título de "lector" o profesor y lo será durante 14 años, especialmente en Venecia. En 1276 está en Treviso y en 1282-1283 en Génova.

Cuando contaba 46 años de edad, el año 1286, fue elegido Prior provincial de Lombardía. Este cargo implicaba ser el responsable máximo de la Inquisición en el norte de Italia, donde no escaseaban los problemas. Así, desde el año 1279, la ciudad de Parma se había sublevado contra el rigor de algún inquisidor dominico, y los frailes habían debido abandonar la ciudad, problema que la diplomacia y dulzura del nuevo Prior provincial solucionará, entrando de nuevo con sus frailes en la ciudad el año 1287.

Por tanto, ya se demuestra que su carácter era profundamente dulce, bueno, pacífico y pacificador. Esto es algo que va a seguir marcando su vida.

El año 1289 cesa en su cargo como Prior provincial, conforme al Capítulo general de Tréveris, y se retira a Treviso, pero en el Capítulo provincial de Brescia, en 1293, es elegido de nuevo Prior provincial de Lombardía, hasta al año 1296, cuando es elegido Maestro de la Orden, en el Capítulo general celebrado el 12 de mayo de 1296 en Estrasburgo (MOPH, III, 277, nota 19). Ese mismo año está ya en Milán.

El Papa nombra a fray Nicolás Boccasini cardenal obispo, con el título de Santa Sabina, el 4 de diciembre del 1298. El Maestro estaba en el sur de Francia, concretamente ese día en Prulla y, sólo el 14 de enero se da por enterado de la comunicación oficial (BOP II, 55). En el mes de marzo de 1299 llega a Roma.

El cardenal Nicolás se encontraba en la Corte papal en Anagni, cuando el palacio papal fue asaltado por el enviado del rey de Francia, Guillermo de Nogaret y fue testigo del insulto, inusitado, de una bofetada al anciano Papa, de parte de Jácopo (Sciarra) Colonna. El Papa y sus acompañantes se comportaron con enorme dignidad y supieron incluso perdonar a sus agresores.
Fray Nicolás Boccasini, Papa Benedicto XI


Armas de Benedicto XI
A la muerte de Bonifacio VIII, el 11 de octubre de 1303, el cónclave para la elección de su sucesor, se reúne el 21 de octubre y, ya al día siguiente, fue elegido Papa, por unanimidad de los electores, fray Nicolás Boccasini, tomando el nombre de Benedicto XI. 

Benedicto XI ha escrito como Papa una carta a la Orden dominicana: "In horto delicioso" del 10 marzo 1304, en la que anima a los frailes a una vida de observancia, a ejemplo de los primeros frailes, y en la que agradece a la Orden todo lo que él es, espiritual e intelectualmente (BOP II, 93).

Benedicto XI se presenta como un Papa sumamente conciliador. En las relaciones con la corte de Francia, el nuevo Papa actúa con suavidad y buscando la conciliación, restituyendo para ello los derechos económicos del reino, quitados por la bula "Clericis laicos" de Bonifacio VIII, y quita las censuras impuestas al rey, con lo que los ánimos de los franceses se serenaron y las arcas pontificias pudieron crecer de nuevo, a base de nuevos préstamos.

El Papa manda misioneros dominicos a Oriente y acepta la protección de Serbia, si bien no logra restaurar el imperio latino en Oriente y sigue siendo su preocupación importante el problema de la liberación de Tierra Santa.

Por mediación del Papa se obtiene la paz en Dinamarca y en Alemania, y hay un acuerdo entre Aragón y el Papa en torno a la pertenencia de Cerdeña, Córcega y Sicilia (1304), así como la pacificación entre Venecia y Padua. A nivel religioso es importante su bula "ínter cunctas sollicitudines", en la que no acepta que, el que haya sido perdonado en confesión por un religioso (dominicos y franciscanos), deba confesarse de nuevo al propio párroco; a la vez se les pide a los frailes que insistan en el precepto de la confesión anual (DS, 880). El Papa Benedicto XI aprobó en 1304 la fiesta de las Llagas o Estigmas de San Francisco.

Benedicto XI enferma gravemente el día 29 de junio 1304, fiesta de san Pedro y, después de 9 días de terribles sufrimientos, muere el 6 de julio. En esta circunstancia se habla de envenenamiento. Su pontificado ha durado solamente nueve meses. Muere a la edad de 64 años, una edad considerable en aquella época.

Fue sepultado en la iglesia de los dominicos de Perusa en un magnífico sepulcro, esculpido por Juan Pisano, descendiente de Nicolás dell'Arca o de Pisa, que esculpió el arca sepulcral de santo Domingo en el año 1267.

Su culto fue confirmado el 24 de abril de 1736 por el papa Clemente XII para la Orden y la diócesis de Treviso (BOP VII, 396). Su fiesta se celebra el 7 de julio.

Semblanza espiritual del Papa Benedicto XI

Fray Bernardo Guy, contemporáneo suyo, le describe así:

"Venerable y siempre digno de toda alabanza, padre y verdadero israelita, fray Nicolás de Treviso Lombardo, ejemplo de virtud, espejo de religión, santo en la devoción; ferviente en el celo; preclaro en ciencia; lleno de gracia ante Dios y los hombres; humilde, santo, benigno, sencillo, maduro".

Cuando fue nombrado cardenal, de nuevo se habla de su "notable piedad, de gran dulzura y humildad con las frailes; de gobierno eficaz y sincero; de carácter pacificador; de gran celo por la observancia regular; de gran eficacia en corregir y en administrar" (C. DouAis, Acta Capitulorum provincialium Ordinis Fratrum Predicatorum: 1239-1302, Tolosa 1894, 429).

Ciertamente que su labor como Prior provincial, Maestro de la Orden, cardenal y Papa ha destacado por su suavidad en el gobernar y por su sencillez, Parece que Dante lo ha denominado: "lebrel ("veltro'), salvador de Italia y de la Iglesia.

Por todo lo dicho, fray Nicolás Boccasini, papa Benedicto XI, ha gozado de justa fama de santidad y ha podido ser confirmado el año 1736 su culto como inmemorial.

Fuente: González Fuente, Antolín; "Los cuatro Papas dominicos", de la colección "Celebraciones vivas de los Santos y Santas Dominicos" editada por Ricardo Cuadrado Tapia,(ed.)

5 de marzo de 2013

Beato Inocencio V, 22 de Junio


Beato Inocencio V
Iglesia de santo Domingo
Granada

Biografía de fray Pedro de Tarantasia (Inocencio V) 1224-1276

Nace en lugar no bien precisado, quizás Champagny, en el condado de Tarentaise, de pendiente del ducado de Saboya. Se señala 1224 como fecha más probable de nacimiento.

Su primera formación la recibió o en Lyon o en Vienne. En su adolescencia, hacia el año 1240, con 17 o 18 años, entra como novicio en el convento de los dominicos de Lyon. No se sabe nada de su formación en Lyon. Posiblemente fue enviado a estudiar al convento de Santiago de París, siendo allí, como algún autor insinúa, "digno" discípulo de San Alberto Magno, presente en París el año 1244. También es posible que haya tenido una formación básica en Lyon y únicamente a partir del año 1255 haya ido a París.

La carrera de fray Pedro de Tarantasia como profesor universitario empezaría más tarde, debiéndose formar dos años en Biblia, los años 1256-1257, y otros dos en teología, sobre las Sentencias, en 1258-1259. En marzo de 1256 pudo asistir a las clases de fray Tomás de Aquino. De hecho es cierto que antes de junio del año 1259 obtuvo ya el Magisterio en sagrada teología.

Fray Pedro será profesor de teología de la misma Universidad durante, al menos, ocho años. Ya en el año 1260 fray Pedro de Tarantasia fue nombrado predicador general. La producción científica, especialmente bíblica y dogmática de fray Pedro de Tarantasia es abundante y de valor, ya que él fue reconocido con el título de "doctor spectabilis" (brillante). Su doctrina es claramente neoplatónica más que aristotélica. Fray Pedro de Tarantasia fue nombrado ese mismo año de 1264 Prior provincial de Francia. Terminados los tres años de Prior provincial, fray Pedro, por determinación del Capítulo general de Bolonia, bajo el Maestro beato Juan de Vercelli, comienza de nuevo la enseñanza en la Universidad de París, desde el mes de septiembre del 1267 hasta el 1269, coincidiendo allí con santo Tomás. En 1269 de nuevo es elegido Prior provincial de la provincia de Francia hasta el año 1272, cuando será nombrado, contra su propia voluntad, arzobispo de Lyon y primado de Francia.

La entronización del Papa en Roma se hará en la basílica Vaticana el 22 de febrero de 1276, fiesta de la Cátedra de San Pedro y primer domingo de Cuaresma y, antes del 25 de febrero, toma posesión de la catedral de San Juan de Letrán, y allí fija su residencia. 

El trabajo del nuevo Papa se centra en buscar la organización de la Cruzada, deseada por el concilio II de Lyon y, para ello, mentalizar a los príncipes y pueblos mediante predicadores y legados, y lograr la paz interna de los diversos reinos y ciudades para poder unir las fuerzas. No todos los príncipes cristianos de Europa responden en la misma medida. 

Ese mismo año el papa Gregorio X había convocado un concilio general para el año 1274 y justamente se elige la ciudad de Lyon como sede del que será el II Concilio de Lyon (y XIV ecuménico). Ya en el mes de junio del año 1273 fray Pedro es nombrado cardenal, obispo de Ostia. Tuvo un papel esencial en el Concilio. La sesión cuarta del 6 de julio fue abierta por fray Pedro de Tarantasia, y en ella se proclama la unión de la Iglesia griega y se celebra una liturgia común (DS, 851- 861). El 15 de julio muere el cardenal san Buenaventura y el cardenal Pedro de Tarantasia, con gran conmoción, hace su elogio fúnebre.

Terminado el concilio en julio, el cardenal de Ostia visita la corte del rey de Francia, Felipe III, el Atrevido. Gregorio X muere en Arezzo, no lejos de Roma, el 10 de enero del año 1276. Fray Pedro se había adelantado al Papa en su llegada a Italia y a Roma, pero está presente a la muerte del Papa.

Beato Inocencio V, Dominico
Antes de los 10 días a partir de la muerte del Papa, como había determinado el mismo Gregorio X, debía reunirse el cónclave para la elección del sucesor.

Fray Pedro de Tarantasia, Papa Inocencio V

El cónclave en Arezzo estaba formado por 13 cardenales electores quienes, por unanimidad, el 21 de enero de 1276 eligieron Papa a fray Pedro de Tarantasia, que escogerá el nombre de Inocencio V.

El Papa sigue en la consolidación de la unión de la Iglesia griega y para ello, se prepara una embajada para la paz y la unión en mayo de 1276. Pero todo quedará en suspenso, antes de salir de Italia tal embajada, por la muerte del Papa.

La actividad de nuevo Papa es intensa: escribe a las ciudades de Génova y Pisa; procura la provisión de numerosos y buenos obispos; decide el proceso de canonización de la monja dominica Santa Margarita de Hungría (1270), que serviría definitivamente para su canonización efectiva por el papa Pío XII el año 1943.

El Papa Inocencio V cae enfermo el 18 de junio de 1276, pudiendo bendecir a Dios, aceptando su muerte y bendiciendo a los presentes; luego entra en coma, paralizado y sin hablar, hasta el 22 de junio del mismo año, muriendo a los 52 años de edad, después de apenas seis meses de pontificado: "mostrado, más que dado" a la Iglesia. Su sepulcro desapareció en la basílica de Letrán por un terremoto en el s. XVIII.

León XIII confirmó su culto el 14 de marzo de 1898. Su fiesta se celebra el 22 de junio.

Semblanza espiritual del Papa Inocencio V

De él se dice que subió pronto a los más altos grados de la sabiduría y de la piedad en el convento de Santiago de París, ya que, además, convivió con tan excelsos maestros y superiores.

Por lo demás, el hecho de ser Maestro de París; dos veces Prior provincial de Francia por elección de sus frailes; arzobispo de Lyon, por petición del mismo clero y que llevó la paz a esa iglesia, todo ello indica que llegó al cardenalato y al pontificado "por la inocencia de sus costumbres y por un cúmulo ingente de méritos" (ASOP 6 [1898] 460). Su elección como Papa se debe no a cualidades humanas solamente, sino efectivamente a una profunda piedad y rectitud de conciencia, como se expresaría en el lema de su pontificado: "Oculi mei semper ad Dominum": "mis ojos están siempre fijos en el Señor" (cfr. Sal 122).

Tuvo buenas relaciones con la Orden dominicana, siempre discretas, la cual se alegró profundamente de su elección al Pontificado. De él se dice también que en la Curia era considerado "como el mayor (mejor) clérigo del orbe" (ASOP 6 [1898] 463).

Su misma muerte fue edificante, pues el día 18 de julio tuvo la ocasión de manifestar a los presentes las cualidades de su espíritu, la tensión hacia Dios y la disponibilidad a la muerte (ASOP 6 [1898] 450-451). Por ello dejó al momento de la muerte una clara fama de santidad y, posteriormente, de culto inmemorial, que llevó a su beatificación, ya en tiempos de exigencia histórica para ello, en el año 1898. Justamente su gran mérito fue la intensa lucha por la unión de las Iglesias (ASOP 6 [1898] 463).

Fuente: González Fuente, Antolín; "Los cuatro Papas dominicos", de la colección "Celebraciones vivas de los Santos y Santas Dominicos" editada por Ricardo Cuadrado Tapia,(ed.)